Qué es un lanyard y qué puede ofrecerle a tu PYME

Lanyard con porta identificacion

Seguro que alguna vez te has fijado en esas cintas que las personas acreditadas en cualquier evento llevan colgadas al cuello, y seguro que también te has parado a leer qué ponía en el portatarjetas. ¿Lo recuerdas? Eso quiere decir que la estrategia publicitaria funcionó. Un lanyard es precisamente eso y además te permite tener siempre a mano tu acreditación, tus llaves, tu móvil y muchas otras cosas que tal vez no sean tan comunes.

Un lanyard se compone de una cinta que se coloca alrededor del cuello para colgar de ella cualquier objeto. Si te fijas, puedes encontrarlos en casi cualquier sitio: supermercados, oficinas, consultorios médicos, aeropuertos, centros comerciales, etc. Su mayor ventaja es que se trata de un producto promocional de bajo coste y puede ser impreso en una gran variedad de colores y diseños.

Normalmente, los lanyards promocionales se utilizar para publicitar un producto o una empresa y para identificar a los participantes de un evento o a los trabajadores de una empresa. Por tanto, además de ser muy útil por su funcionalidad, un lanyard también es un medio muy efectivo con el que podemos hacer publicidad de nuestra empresa.

A pesar de su popularidad y de su gran variedad de usos, seguimos sin saber cuál es la palabra adecuada para referirse a ellos. Bien, pues nos sentimos enormemente complacidos de presentarte a un gran aliado: el lanyard.

Qué es un lanyard y qué utilidades tiene

El uso de lanyards se popularizó rápidamente porque permitían llevar encima la identificación individual de una forma fácilmente visible y atractiva, y al mismo tiempo hacía que una empresa se distinguiera mediante el uso de colores concretos, anagramas o directamente con el nombre de la compañía impreso en la cinta. Sin embargo, su uso se ha extendido tanto que se le han ido atribuyendo nuevas utilidades. Evidentemente, la identificación sigue siendo la función estrella, pero también es bastante común utilizarlos para llevar llaves, pequeños aparatos electrónicos (como teléfonos móviles, cámaras de fotos, reproductores de música o pendrives), silbatos, botellas, lapiceros, brújulas y un larguísimo etcétera.

Al llevar estos objetos siempre a mano, los lanyards se vuelven especialmente útiles en ambientes en los que es fácil que perdamos alguna de nuestras pertenencias, tales como eventos multitudinarios, espacios públicos, lugares en los que debamos cambiarnos de ropa, etc. Con el lanyard siempre colgado al cuello nos aseguramos de que nuestras cosas siguen con nosotros. Todo ello, sin olvidar que también se trata de un elemento publicitario.

Cuando decidamos dar el paso y diseñar un lanyard para nuestra empresa debemos saber que existen diferentes tipos. Las diferencias radican básicamente en la anchura de la cinta, los accesorios que se le pueden añadir y, por supuesto, los acabados que nos permiten personalizarlo.

Medidas

Todos los lanyards son igual de largos, pero la anchura de la cinta puede variar. Principalmente, hay tres medidas: 15, 20 y 25 milímetros. Estas dimensiones nos permiten imprimir a todo color y con un tamaño adecuado para poder apreciar logotipos, letras corporativas e incluso imágenes.

También es posible conseguir cintas de 10 milímetros de ancho, aunque esta medida es un poco justa para alcanzar el objetivo de visibilidad que en un principio se busca. Sin embargo, si esta es la opción que necesitas, simplemente ponte en contacto con nosotros a través de nuestro correo electrónico o llamando por teléfono.

¿Buscas un lanyard más largo? A pesar de que la longitud es estándar, es posible conseguir unos centímetros extra añadiendo un doble clip. Es decir, anexionar un extra de cinta mediante una pinza que te permitirá separar la parte que se cuelga al cuello de la que sujeta la acreditación, el móvil, las llaves, o cualquier otra cosa que lleves colgada.

Enganche

Además de la cinta, la otra parte fundamental de un lanyard es el enganche o cierre, que es el método mediante el cual se cuelgan las llaves, la acreditación, el móvil o lo que hayas decidido llevar encima. Si no se especifica lo contrario, se incluye el modelo estándar, que también es el más sencillo. Aunque también se puede personalizar con un cierre un poquito diferente y de mayor calidad: ovalado, tipo carabinero e incluso si lo prefieres también cromado en color oro o plata.

Accesorios

Existen un sinfín de accesorios para lanyards, desde un simple cordón adicional para colgar el móvil o las llaves, hasta un vaso de chupito, pasando por abridores de botellas, sistemas de seguridad, etc. Todo depende del entorno en el que se vaya a utilizar el lanyard y del uso que se le quiera dar. Además, no todos están disponibles para cualquier medida, por lo que te recomendamos consultar y asesorarte antes de hacer el pedido.

Impresión

Siempre que apostamos por una nueva iniciativa para nuestra empresa buscamos la mejor calidad a un coste razonable, porque ya que lo hacemos, mejor hacerlo bien, ¿verdad? La impresión por sublimación, por ejemplo, permite realizar impresiones de gran calidad, desde logotipos y nombres corporativos hasta fotografías detalladas a un coste reducido que da como resultado un precio por producto más que atractivo. No dudes en consultarnos.

¿Para qué necesito un lanyard?

Llevar la acreditación enganchada a la solapa de la americana con un imperdible es un hábito que se está perdiendo. Los lanyards están ganando terreno y lo raro ahora es no tener uno. A nivel empresarial, un lanyard te da la oportunidad de hacer destacar tu empresa de una manera fácil y muy visual, sin suponer un coste importante. Aporta personalidad, precisamente porque están personalizados, y una gran variedad de utilidades que se van reinventando gracias a la versatilidad de este producto. Así que te animamos a descubrirlos y a darles una oportunidad.

Comparte este post

Share on facebook
Share on twitter

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. aceptar